miércoles, 11 de enero de 2012

de pájaro

Estoy en tu pequeña porción nutrida de tiempo,
del sinnúmero de montecitos brotados,
de la venida de la noche.

Veo que das nacimentos cuando te hincás frente a la luz
y que te empapás de las heridas de otros
que han buscado mancharte las sangres.

Venís desde lo alto de las palabras mortecinas
a dedicarnos este prontuario verde
que le embebe de costras sanas al niño que se te posa sobre los barcos.

Quiero de tus leches
para aprenderte de a saltos grandes
e hilar el posible retrato que tengo de tu voz
en mis alas de parto.




((Ser tu voz




darme las luces))

.
.
.
.

4 comentarios:

  1. sí, eso que ves volar sos vos...
    y ahora?

    ResponderEliminar
  2. y ahora -a hora, dixit elena-

    aprender del que viene de la tierra

    ResponderEliminar
  3. tierra y mar.
    volar blanco

    y un punto que nos enciende

    ResponderEliminar

preparados, listos, ya